About

Hoy en día puedo decir que mi pasión es clara: el arte y las antigüedades. Esta vocación comenzó a cultivarse desde mi decisión de licenciarme en Historia en la Universidad Complutense de Madrid, aunque por aquel entonces aún no sospechaba a dónde acabaría llevándome.

Tras realizar más estudios en Estados Unidos, comencé a trabajar en 1987 para Arthur Andersen como auditora de cuentas en el sector financiero. Durante diez años estuve moviéndome en el mundo empresarial español, inicialmente en el sector bancario, realizando diferentes cursos profesionales en Holanda o Gran Bretaña y, en mi última etapa, participando en proyectos promovidos por la Unión Europea en Bruselas.

Durante estos años nunca faltaron visitas a los mejores museos, anticuarios y ferias de las ciudades a las que debía viajar, manteniendo siempre muy presente este mundo que incluso entonces sabía que me encantaba.

Esta vocación me llevó en el año 2003 a replantearme mi futuro profesional. Comencé realizando proyectos de decoración de interiores, poniendo en práctica los conocimientos adquiridos en cursos de Diseño Interior realizados en Delaware County College (Pennsylvania, EEUU). Desde el inicio, en mis decoraciones nunca faltaba una pieza de anticuario, que considero clave en cualquier ambiente. Finalmente decidí abrir mi propia tienda de antigüedades en Galerías Piquer.

Mi trayectoria ha sido clara desde el principio, centrándome fundamentalmente en el mueble español, francés y centroeuropeo del s. XVIII. Intento siempre buscar piezas especiales, de gran pureza, huyendo de lo rehecho o excesivamente restaurado, y valorando las pátinas de forma especial. Considero que una pieza antigua debe claramente dejar ver las trazas del paso del tiempo.

Mi predilección son las tallas y siempre se puede encontrar alguna en mi tienda, mezclada con la calidez de la madera y con algunas piezas policromadas.

Manteniendo la pasión por la antigüedad en su forma más pura, pero vista siempre desde los ambientes más actuales, en mi espacio también se pueden encontrar butacas estampilladas, vajillas pintadas a mano, tapices antiguos y obras de pintura contemporánea, sobre muebles del s.XVIII.

La dedicación y búsqueda constante hacen que todas las piezas que pasan por mi tienda tengan un valor muy especial. Sólo compro antigüedades que me encanten personalmente, incluso muchas pasan alguna temporada en mi propia casa ya que no me puedo resistir.

A través de esta web quiero compartir estas piezas únicas que llegan a mis manos, y que disfrutéis de sus historias tanto como yo, para que continúen su viaje a nuevos sitios y hogares.


Isabel